jueves, 19 de octubre de 2017

LA NIEBLA

Incriminating hand prints. How dare you see how I feel or what my secret hopes…

La niebla entra calmada y con gran seguridad,
no entiendo porque tiene tantas ganas
de un abrazo tan desesperado
sin dar tiempo de coger aire antes de sumergirme en ella.

Sé que deberá sentirse un tanto sola,
todo el mundo tiene sus días al fin y al cabo
días en los que necesita un abrazo.

Puede que ella concretamente no te avise,
y a veces hasta la odies por ello,
tal vez es que la soledad la ha enfriado,
y un escalofrío te recorre cada vez que la ves.

Nace en el cuello,
y va bajando jugando en tus brazos,
mientras se divide, y recorre tu columna,
y entonces sientes que te abraza con ganas,
casi como si la fueras a curar de su impotencia.

Siempre parece en calma,
tal vez sea su impotencia lo que provoca esa apariencia,
la impotencia de no poder controlar nada,
de que el viento la arrastre de aquí para allá,
de que todo el mundo rechace sus abrazos.

Tal vez la niebla sean los suspiros 
que cada persona en soledad lanza,
pidiendo por favor un abrazo,
de esos que te ayudan a levantarte de la cama, y hacer frente al frío encima del edredón.

martes, 17 de octubre de 2017

NO ES RUIDO

backspaceforward: by Jenny Woods


Ya no es ruido lo que escucho 
a mi alrededor,
se llama estrés,
me rodea y comienza a 

consumirme.

Respiro el humo,
y rompo en pedazos la arena.

Estoy impotente
ante una lluvia de estrellas,

saca el paraguas,
no quiero mojarme.

viernes, 13 de octubre de 2017

NADIE SE HA RENDIDO

12 Photography Basics for Portrait Photography: 40 Examples More

Y se intenta, que nadie diga que la gente se
rinde a la mínima.

Como escuche eso cerca de mi oído,
juro que gritaré,
patalearé,
y lucharé llevándole la contraria.

La gente de hoy en día no se suele rendir a
la ligera,
en todo caso sería que se rinden pronto.

Y eso es porque llevan golpes arrastrados,
es que están cansados, no es difícil de entender, o sí?
No, es bastante fácil.

La gente de hoy día es una luchadora en letras grandes,
las mayúsculas son prescindibles.

Solo hay que decirlo con convicción, a ver si
le entra en la cabeza a la gente que me lo está negando cada día.

Y es que no pueden aguantar sin recriminar lo pronto que uno
comienza a tirar la toalla cuando lleva siglos sudando.

No hay nada peor que no reconozcan el trabajo de uno,
los méritos y sus esfuerzos.

Como escuche que no se ha intentado,
juro que lucharé,
hasta que se escuche bien claro que nadie se ha rendido.